“Hay que promover la actividad de NANBIOSIS, tanto en el ámbito académico como industrial, en la Unión Europea y otros países”

Dr. Jaume Veciana
CIBER | martes, 26 de julio de 2016

Jaume Veciana lleva más de 20 años liderando el trabajo del grupo Nanomol en los campos de la nanomedicina y el procesamiento de materiales moleculares y poliméricos para aplicaciones biomédicas. Coordina, además, las plataformas del CIBER-BBN y es director científico de NANBIOSIS. En esta entrevista, adelanta alguna de las líneas maestras del Plan Estratégico de esta Infraestructura Científico-Técnica Singular, que incluye una clara apuesta por su internacionalización.

-Usted es el director científico de NANBIOSIS, ¿cómo valora el funcionamiento de esta plataforma y qué está aportando a la investigación?

-NANBIOSIS es una de las Infraestructuras Científico-Técnicas Singulares, regulada por el MINECO, que reúne a 27 unidades y plataformas muy diversas pero complementarias entre sí. Su misión es dar un servicio coordinado y finalista a usuarios del mundo académico y empresarial interesados en el diseño, la producción de biomateriales y nanomateriales, y la caracterización de bio y nanomateriales, tejidos, dispositivos y sistemas médicos, incluyendo la validación preclínica de estos. Personalmente, creo que las sinergias que se producen en esta instalación multiplican el valor de sus servicios y permiten a sus usuarios disponer de resultados con una mayor rapidez y una fiabilidad superior dada la experiencia probada de los científicos y técnicos implicados.  

-Trabajan en un Plan Estratégico para NANBIOSIS, ¿podría adelantar algunas líneas?

-Efectivamente, dicho Plan Estratégico está elaborándose en la actualidad y una de las líneas estratégicas que pensamos impulsar es la internacionalización de sus actividades. Creemos que hoy en día las inversiones económicas realizadas y las grandes capacidades científico-técnicas de que dispone NANBIOSIS, así como las plataformas de equipamiento del CIBER-BBN asociadas, no deben desaprovecharse limitándonos al entorno de nuestro país. Por ello tenemos claro que hay que promover la actividad de NANBIOSIS tanto en el ámbito académico como industrial, en la Unión Europea y otros países, ya sea mediante acciones directas o en asociación con otras organizaciones similares. Algunas iniciativas de esta índole ya se han iniciado pero creemos que debe darse un impulso mayor a la internacionalización y que sea unos de sus ejes prioritarios. Como ejemplo de ello podemos mencionar la participación en el proyecto europeo INFRAIA que persigue integrar infraestructuras regionales y nacionales de investigación existentes en Europa en el marco del Horizonte 2020.

-Sobre el trabajo de su grupo de investigación, ¿cuáles han sido las principales aplicaciones de los hallazgos del grupo Nanomol en los campos de la nanomedicina y los biomateriales?

-En el campo de la nanomedicina hemos desarrollado un nuevo tipo de vesículas que destacan por su robustez, su gran homogeneidad y su capacidad para ser decoradas con diferentes tipos de moléculas. Estas vesículas, denominadas “quatsomes”, se obtienen por un procedimiento patentado denominado DELOS que es sencillo y escalable. Dichas vesículas presentan características que las hacen ideales para ser utilizarlas como vehículos multifuncionales tanto para el transporte y la liberación de fármacos como para el marcaje multimodal de tejidos. Por todo ello dichas vesículas constituyen una plataforma multimodal transversal muy versátil de utilidad tanto en terapia como en diagnosis.

En el campo de los biomateriales, estamos desarrollando materiales moleculares que son sensores de deformación y de temperatura y que presentan una sensibilidad muy superior a otros existentes en el mercado. Estas características les confieren capacidad para ser usados en múltiples aplicaciones de diagnosis médica en que la monitorización de los cambios de presión y temperatura se relacionan con síntomas específicos. Otras de las actividades y resultados destacables hacen referencia a la obtención de nuevas moléculas con propiedades magnéticas (radicales libres estables) y fluorescentes para la obtención de imágenes por resonancia magnética y técnicas ópticas.

-¿En qué proyectos de investigación se centran actualmente?

-Nos hemos marcado desde hace ya bastantes años como una de las líneas estratégicas del grupo NANOMOL alcanzar en los proyectos que abordamos un equilibrio entre los de investigación básica y los aplicados. Con los primeros pretendemos descubrir e investigar aspectos novedosos, no cubiertos por nadie, en el campo de los materiales moleculares. En cambio, con los proyectos aplicados tenemos como objetivo desarrollar y valorizar los resultados más prometedores que se obtienen en los proyectos básicos para transferirlos al sector productivo o trasladarlos al sector sanitario. Para conseguir el equilibrio antes mencionado ha sido necesario dedicar muchos recursos humanos exclusivamente a la ejecución de los proyectos aplicados así como la dedicación del Dr. Santi Sala como gestor de todos esos proyectos lo que nos ha permitido multiplicar los resultados obtenidos.

Actualmente, nuestra investigación está centrada en diferentes proyectos interdisciplinares, nacionales e internacionales, en los que aplicamos estrategias de nanoformulación para convertir compuestos químicos o biomoléculas, con prometedora actividad terapéutica in vitro pero con propiedades farmacológicas deficientes, en nuevos candidatos a medicamentos.

-Su grupo ha colaborado ampliamente con la industria para llevar a cabo diversos proyectos, ¿cómo valora esta colaboración?

-El equilibrio antes mencionado y los esfuerzos realizados los valoramos de forma muy positiva ya que han permitido contactar con diversas empresas y emprender con ellas varios proyectos de envergadura que han dado frutos importantes principalmente en el área de nanomedicina. Como ejemplo de ello yo destacaría la colaboración con Heber Biotec, una empresa biotecnológica cubana, con la que hemos desarrollado una nueva nanomedicina para el tratamiento de úlceras de pie diabético con resultados muy prometedores y que entrará en fases clínicas próximamente. Una de las políticas del grupo que nos ha permitido colaborar con la industria ha sido la de analizar y cribar todos los resultados de tipo básico que obtenemos con el fin de ver si son protegibles mediante patentes y en caso positivo presentar dichas patentes antes de su difusión mediante publicaciones. Por otra parte, nuestra vocación por transferir y trasladar los resultados científicos también nos ha conducido a crear una empresa de base tecnológica, Nanomol Technologies, SA, que posee en su cartera varios proyectos de éxito y cuya misión es desarrollar y comercializar algunos de los resultados del grupo.

-Participan en un buen número de proyectos europeos FP7 y H2020 centrados en el desarrollo de nuevas tecnologías para la investigación, como Nano2Fun, ACMOL, ELECTROMAGIC, i-SWITCH ¿tenemos grandes avances a la vista en cuanto a tecnología aplicada a la investigación?

-Todos esos proyectos Europeos son eminentemente básicos y están dirigidos a desarrollar tecnologías electrónicas y ópticas que es su día podrían ser implementadas en diversos tipos de sensores. En todos esos proyectos aplicamos la política de protección intelectual antes mencionada con el fin de garantizar un posible retorno de la inversión pública a la sociedad.

-Participan en el consorcio TERARMET para el desarrollo de terapias para el tratamiento de enfermedades raras congénitas asociadas a trastornos del metabolismo de las moléculas complejas (almacenamiento lisosomal), ¿cuál está siendo la aportación de su grupo en este campo?

-Desde hace ya varios años estamos colaborando con varios grupos del CIBER-BBN y empresas farmacéuticas españolas en distintos proyectos que están encaminados a desarrollar nanomedicinas que permitan la liberación de enzimas en los lisosomas de células de tejidos cuando existen enfermedades raras de almacenamiento lisosomal (p.ej. Fabry, Sanfilippo, Gaucher, etc). En todos esos proyectos, y bajo la coordinación de la Dra. Nora Ventosa y del Dr. Santi Sala, se está empleando una nueva plataforma multimodal de encapsulación, desarrollada por nuestro grupo en colaboración con otros grupos del CIBER, que emplea nanovesículas como vectores para mejorar las propiedades farmacológicas de enzimas utilizadas en el tratamiento de enfermedades lisosomales como las mencionadas anteriormente. En concreto en el proyecto TERARMET, coordinado por la empresa Praxis, se está explorando la bondad de esta nueva plataforma de encapsulación para transportar proteínas a través de la barrera hematoencefálica.

-Participan en el proyecto intramural NANOPROTHER, centrado en el desarrollo de nanomedicinas dirigidas al tratamiento de varios tipos de cáncer, ¿cómo está revolucionando la nanotecnología el tratamiento del cáncer y cuáles están siendo las contribuciones de su grupo en este campo?

-Empleando la misma la plataforma multimodal transversal que utiliza nanovesículas también estamos desarrollando nanomedicinas para el tratamiento del cáncer. A pesar de la juventud de este proyecto los resultados que se han obtenido hasta el momento son muy prometedores dada su previsible superior eficacia.

-Colaboran con Pharmamar en el consorcio UNDERLIPIDS que se centra en el desarrollo de una formulación para la administración subcutánea de un fármaco antitumoral…

-Efectivamente, ya llevamos varios años colaborando con esta empresa de forma activa y con muy buenos resultados. En el proyecto UNDERLIPIDS, que también dirige Nora Ventosa, estamos utilizando la tecnología de fluidos comprimidos para el procesamiento de un fármaco antitumoral en forma de partículas, para que pueda ser administrado de forma subcutánea. Con ello se consigue alterar las propiedades fisico-químicas de dicho fármaco consiguiendo una mayor actividad.

-También han investigado nanocompuestos orientados a la regeneración tisular, ¿tienen algún proyecto en marcha en este campo?

-En esta dirección de trabajo por el momento hemos realizado estudios básicos encaminados a mejorar la adhesión y proliferación celular y controlar el posicionamiento de células a través de la modificación de superficies empleando para ello materiales proteínicos derivados de cuerpos de inclusión. Este trabajo, que dirige la Dra. Inma Ratera en colaboración con el grupo Nanobiotecnología del CIBER-BBN, permite controlar el crecimiento de varios tipos de células sobre superficies, y en la actualidad la metodología desarrollada se está empleando en el proyecto intramural DYNAMIC-VASC que persigue la generación de vasos sanguíneos, uno de los retos en la regeneración tisular.

-También participan en el desarrollo de nuevos agentes de contraste para la resonancia magnética en el marco del proyecto intramural ORDECA, ¿qué avances aportarán estos nuevos agentes?

-Como ya he mencionado antes, tenemos como una de nuestras prioridades emplear nuestros conocimientos sobre radicales libres, que se remontan ya a varios años, para obtener con ellos agentes de contraste para la resonancia magnética de imagen. En este proyecto, dirigido por el Dr. José Vidal, perseguimos reemplazar aquellos agentes de contraste basados en metales de tierras raras por otros de naturaleza orgánica que a priori presentan ventajas adicionales como su mayor facilidad para ser metabolizados.

-También desarrollan sensores para el diagnóstico de enfermedades respiratorias en el marco del proyecto ULTRASEN-4BIO-2MD, ¿qué avance supondrán?

-En dicho proyecto, ejecutado por la Dra. Elena Laukhina, hemos desarrollado dispositivos sensores de deformación que permiten analizar y seguir ciertas anomalías respiratorias. Su novedad estriba en la utilización de un material conductor polimérico compuesto novedoso cuya resistencia eléctrica cambia enormemente al ser sometido a deformaciones muy pequeñas. De esta forma es posible detectar cambios minúsculos en el ritmo respiratorio de un paciente que quedan reflejados en los cambios de resistencia.